En la vida no hay muchos placeres como un buen descanso. Y para ello, uno de los factores clave es disponer de una buena cama. En este sentido, hay mucho más aparte de un buen colchón o una buena almohada. Debemos saber elegir la ropa de cama más adecuada. Hoy desde el Blog de Textilex queremos hablarte de un elemento al que aveces no se le da la importancia que tiene pero que también es fundamental para un buen descanso. Vamos a hablar de los beneficios de una funda de almohada. Definiremos cómo elegirla y cuando deberías cambiarla.

Por funda de almohada entendemos la prenda que se utiliza para recubrir y proteger la almohada, y que suele ir completamente cerrada por una cremallera en su extremo. Una buena funda de almohada es muy importante para proteger a la almohada de cualquier tipo de resto biológico que pueda desprender nuestro rostro o nuestra cabeza, con el consiguiente riesgo de una acumulación de bacterias y ácaros que pueden encontrar en la almohada el ecosistema perfecto para desarrollarse. Son muchos los beneficios de una funda de almohada incluso para nuestra salud.

Entre los materiales más habituales encontramos el algodón. Se trata de un producto muy suave, natural y que transpira a la perfección. Además aporta una sensación térmica muy agradable y es de fácil limpieza. También es posible encontrar fundas de almohada de algodón mezclado con poliéster, que suelen ser algo más baratas pero de peor calidad, ya que entre otras cosas, transpiran peor. No debemos olvidar otros materiales de más reciente aparición como es el «tencel». Se trata de un material de calidad, con propiedades similares a las del algodón pero que aporta una protección aún mayor a la almohada, por lo que puede ser una buena opción cuando tenemos almohadas de látex o viscolásticas cuya limpieza resulta especialmente compleja.

Los beneficios de una funda de almohada en nuestro descanso son enormes, pero para ello es muy importante conservarla en un adecuado estado de limpieza, ya que de lo contrario, puede llegar a ser hasta perjudicial. En este sentido no hay una norma clara. Dependerá de cada caso concreto y de la época del año. Por ejemplo, en verano sudamos más y puede acumularse más suciedad en la funda de la almohada, por lo que será conveniente cambiarla y lavarla con más frecuencia. Eso sí, sin llegar a la frecuencia del cambio de sábanas. No hay que olvidar que por encima de la funda de la almohada se dispone otra protección adicional como es la prenda de ropa de cama específica para almohada, y que esta sí, deberemos limpiar con frecuencia.

Como puedes ver, son muchos los beneficios de una funda de almohada para nuestro descanso, y en consecuencia, para nuestra salud. ¿Estás buscando una buena funda de almohada para tu cama? ¿Por qué no echas un vistazo a nuestra tienda online? En Textilex disponemos de una gran selección de fundas de almohada. ¡No te la pierdas!